505, o por qué adoramos los objetos

El ritual de cortejo de la foca monje. La nidificación del urogallo en campanarios góticos. La organización social de las abejas asesinas.

Uno de los géneros más exitosos del documental es el estudio de las conductas pintorescas de ciertos especímenes. “505” recoge el testigo de esa gran tradición para analizar un fenómeno natural igualmente sorprendente:

Cuando voy por la calle y veo mi coche siento ganas de abrazarlo.

505_poster web

Hasta ahora, ese comportamiento anómalo carecía de explicación. Ni conductistas, ni etnólogos ni antropólogos han podido esclarecerlo. “505” se propone responder a esa cuestión y otras íntimamente relacionadas a ella. Por ejemplo:

¿Qué tiene en común una chatarra con ruedas con el conflicto entre iconoclastas e iconodulos en el siglo VIII d.C.? ¿O comprarse un iphone con las teorías sobre el apego infantil de John Bowlby?

Relacionar un detalle insignificante y un fenómeno universal.
Captar el espíritu del tiempo en un desguace o en la cola de la ITV.
Ése es el reto de “505”.

A veces, hablar de lo más cercano es la mejor manera de abordar aquello que nos afecta a todos. Por eso, “505” está planteado en un doble nivel. Por una parte, es un relato en primera persona sobre el destino de mi coche y mis propias dificultades para afrontar la pérdida. Tomando esa anécdota como punto de partida, es también una reflexión general sobre fenómenos que nos afectan a todos: apego a los objetos, consumismo, obsolescencia programada, insostenibilidad del sistema productivo…

“505 o por qué adoramos los objetos” ha recibido una ayuda a la escritura del Instituto Valenciano de Cinematografía en su convocatoria de 2012. Actualmente se encuentra en fase de desarrollo.

 



Comments are closed.